Autor Tema: Pasos y consejos para conseguir la incapacidad permanente  (Leído 3033 veces)

conguito

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 20
    • Ver Perfil
Pasos y consejos para conseguir la incapacidad permanente
« en: Septiembre 08, 2015, 05:19:15 pm »
Tras haber pasado por el proceso completo, aunque a mí me la han denegado, he aprendido muchas cosas que de haberlas sabido seguro que hubiesen ayudado a resolver el proceso de una manera mejor. Espero que estos consejos os sirvan
 
 1. Recopilar informes - Sin informes no tenemos nada

La incapacidad permanente es un proceso administrativo en el que antes o después tendremos que pasar por un tribunal médico.
 Algunas personas piensan que como nos va a ver al menos un médico, será este el que evalué nuestras lesiones. ¡Falso! los médicos del tribunal son solo burócratas que están ahí para "desacreditar" los informes que tú lleves, pero si no llevas informes no se darán por enterados.
 
  Ejemplo 1. Fulanito padece graves problemas de movilidad por una enfermedad grave. Aporta informes de su médico privado. El tribunal le dice que se toque con las manos la punta de los pies. Fulanito se esfuerza todo lo que puede, y aun a pesar de los dolores consigue tocarse la punta de los pies. Resultado: El tribunal descartará las lesiones como invalidantes, puesto que fulanito puede hasta tocarse los pies con las manos.
  Ejemplo 2. Menganito padece graves problemas de movilidad por una enfermedad grave, tales que no puede ni tocarse los pies con las manos, por más que lo intente. El tribunal le dirá que porque no ha traído informes y no le pedirá nada más por lo que dirán que no hay lesiones invalidantes
 
Así pues, en nuestra lucha contra los burócratas del INSS hay un paso imprescindible que es ir recopilando informes médicos.

  El resultado final de la incapacidad dependerá directamente de la "calidad" de los informes que aportéis, por lo que es importante demorar en lo posible la visita al tribunal hasta que tengáis buenos informes.
  En cuanto a la calidad de los informes: Los más valorados son los procedentes de la sanidad pública, ya que a estos médicos se les supone una imparcialidad mayor que a la de los médicos de la sanidad privada que están pagados directamente por el paciente
  Algunos médicos son reacios a dar informes en los que se recomiende la incapacidad (temporal o permanente) por lo que yo solía pedirlos para la discapacidad, pero les pedía que especificasen las limitaciones funcionales (es decir, que especifiquen que es lo que ya no puedes hacer)
  Cada médico redacta el informe a su manera y cada uno aporta matices distintos, por lo que cuantos más informes recopiléis, mejor
  No os limitéis a recopilar informes de vuestra dolencia directa. Si por ejemplo estáis en silla de ruedas y eso os ha causado una depresión o trastornos del sueño, tenéis que pedir también informes de psiquiatría o a la unidad del sueño. Pensar en que todas vuestras dolencias o limitaciones tienen que quedar reflejadas en algún informes, ya que sino no cuentan.
  Otro consejo: Si vuestra dolencia ha sido a raíz de un intervención medica, no os esforcéis en la realización de las pruebas diagnósticas que os hagan, si algo fue mal en la intervención los médicos intentaran coger siempre el mejor resultado aunque este no sea estable ni real pues así parecerá que han realizado un mejor trabajo.
 

 
 2. Selección de los mejores informes

 
 A veces tendremos informes que se contradicen, o informes que con errores o ausencias de datos importantes. Estos informes solo nos van causar debates absurdos y pérdidas de tiempo, por lo que elegiremos los informes que mejor muestren nuestras lesiones y defiendan nuestros intereses, y el resto los dejaremos bien guardados, nunca se los daremos a nadie.
. En mi experiencia al INSS, a la mutua y al médico de cabecera solo le llegan los informes que nosotros les llevemos, yo no tenía nada que esconder pero prefería evitar aclaraciones y pérdidas de tiempo innecesarias, además de que así simplificaba la información que tienen que leer
 
 
3. Solicitar la baja.
 
 Quiero empezar recordando que en esta vida hay pocas cosas que sean blancas o negras. Así aunque hay enfermedades o lesiones que son invalidantes desde el minuto 1, hay muchas otras cuya evolución es gradual o que requieren que quien la padece haga unos esfuerzos completamente heroicos por seguir trabajando pero que son insostenibles a largo plazo.
 En cualquier caso, lo que nunca hay que hacer es solicitar la incapacidad permanente sin haber estado de baja antes. Ese fue mi error y eso fue lo que me condenó. Los propios burócratas del INSS me dijeron que sin una baja previa jamás me iban a dar la incapacidad.
 
 
4. El día del tribunal

Si hemos hecho bien los puntos anteriores, podemos ir tranquilos ese día, tan solo recomiendo:
- No mentir ni exagerar: El tribunal, que en realidad es solamente un médico, lleva años allí viendo de todo por lo que quejas o disfraces absurdos no van a colar.
- En la misma línea que en el ejemplo que puse en el punto 1: No debemos esforzarnos excesivamente si nos piden realizar alguna prueba diagnóstica, ellos solo buscan desacreditarnos y ese esfuerzo extra solo irá en nuestra contra.

Publi